Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 junio 2011

Lo siento, no entiendo de noes, entiendo de sies; de se puedes; de es posible si los dos lo deseamos; de somos los dueños de nuestro destino; de vivamos la vida que nosotros queremos…

Lo siento, no entiendo de mañanas, entiendo de presentes; de mejor ahora que después; de un minuto en el presente, paseando en el parque, a un mes en las Seychelles quién sabe cuándo…

Lo siento, no entiendo de promesas de mañana, entiendo de cumplir nuestros sueños ahora mismo; de ser felices cada amanecer; y de ver cumplidos todos nuestras deseos cada anochecer, bajo la misma luna…

Lo siento, no entiendo de presunciones; de lo que lo demás puedan pensar; de ser juzgados por quienes no nos han conocido; de los prejuicios, que en ocasiones surgen, de unos amigos que no he escogido…

Lo siento, por mucho que me esfuerzo, no entiendo de noes, y aunque la vida me ha regalado un buen puñado de ellos, he decidido plantarle cara, y tomar las riendas de mi destino, sin más puntos suspensivos.

 

Mike Castro

Anuncios

Read Full Post »

¿Por qué comienzan sus manifestaciones públicas en periodo preelectoral autonómico?

¿Por qué surgen a escasos meses de las elecciones generales?

¿Por qué sitian exclusivamente los domicilios personales de políticos del Partido Popular? Gallardón, Rita Barbera…

¿Por qué no se han realizado acampadas frente a La Moncloa?

¿Por qué, mayoritariamente las sedes de gobierno populares, son objeto de sus manifestaciones?

¿Por qué, por ejemplo en Madrid, el centro de las protestas de los indignados, se han volcado exclusivamente en Esperanza Aguirre?

¿Por qué todos los grupos políticos de izquierda -sin excepción- están intentando capitalizar en algunos casos, y/o apoyar en otros, las consignas del 15-M?

Después de estas y otras preguntas que cabrían hacerse me pregunto si, lejos de promover en la calle una protesta destinada a que tenga reflejo en los resultados electorales -que seguramente también-, el 15-M está destinado a neutralizar en la calle la indignación, cívica y democrática que debe llevarse a las urnas.

 

Mike Castro

Read Full Post »

No hace demasiado tiempo pude comprobar, no sin sorpresa, como el que sabe comparte. Me explicaré: coloqué un enlace en mi muro en Facebook promocionando una página en Internet. Poco después evidencié como mi post original fue compartido por uno de mis amigos en FB, Ana Martinez. La curiosidad me llevó a investigar hasta donde podía llevar esa línea, y pronto descubrí, que el enlace de Ana fue inmediatamente compartido por uno de sus amigos en red, quien a su vez compartió con otro de los suyos, que igualmente compartió con otro…

Animado por la misma curiosidad, decidí sumar los amigos de todos los que compartieron el mensaje original que posteé ese día en mi muro: el total era de dos mil cuatrocientos sesenta y siete (2.467). Esto significa que el anuncio sobre la nueva página en Internet había llegado al menos a 2.467 páginas de inicio de diferentes personas en Facebook. Impresiona, ¿no?

Convirtamos esto a escala, estamos haciendo “juegos de malabares”,  lo sé. ¿Y si en lugar de ser compartido por cinco personas, el mensaje lo hubieran compartido, por ejemplo, cincuenta personas? ¿Cuál hubiera sido el resultado? La lógica de las matemáticas nos dice que al menos veinticinco mil personas hubieran leído en su página de inicio de Facebook que hay una nueva página en Internet.

Los partidos políticos gastan auténticas fortunas en publicidad para hacer llegar sus propuestas a la ciudadanía; anuncios en televisión, campañas en radio, Internet, carteles y folletos, además del esfuerzo humano pocas veces recompensado.

Pero estamos en una nueva era; un tiempo en el que Internet y las nuevas tecnologías están permitiendo que el ciudadano de a pie alcance su máximo potencial convirtiéndose en protagonista de un mensaje a comunicar. Me hago una pregunta: ¿Qué sucedería si cada uno de los afiliados a un partido político que tenemos presencia en una red social colgásemos en nuestro muro la frase “Somos La Alternativa”? ¿A cuántos miles, o decenas; o cientos de miles de personas llegaríamos con este simple mensaje en un post? Y además, ¡no costaría dinero!

Esto no lo he inventado yo; hace algo más de dos mil años lo concibió alguien sin acceso a un ordenador ni teléfono móvil. El escenario era una playa con más de tres mil personas hambrientas;  únicamente disponía de cinco panes y tres peces en la alforja. Los discípulos estaban asustados, ¿qué haremos, maestro, cómo daremos a tantos miles de comer? Jesús fue rotundo, les entregó los panes y los peces y les dijo: “dadles vosotros de comer”.

Este mismo milagro puede suceder hoy si nos atrevemos a compartir nuestro mensaje. Ahí fuera hay una sociedad “hambrienta” de justicia social, esperando oír auténticas propuestas de cambio. ¿Qué vas a hacer tú con los panes y los peces que tienes en tu mano?

 

Mike Castro

Read Full Post »

¿CUANTO VALES?

¿Te has preguntado alguna vez cuánto vales? La tasación de un riñón, un pulmón o una córnea, están a la orden del día. Los precios oscilan entre quince mil y un millón de euros por órgano. Últimamente proliferan los anuncios del tipo: “vendo un riñón para pagar mi hipoteca” o “se ofrece medula a cambio de trabajo”.

Hace unos días, un padre de familia en paro, ofrecía cualquiera de sus órganos: un pulmón, un ojo, lo que fuera -decía en televisión-, a cambio de un puesto de trabajo para dar de comer a sus hijos. Parece que la fuerte crisis económica de los últimos años está llevando a personas a tomar decisiones realmente extremas.

Ya sea que paseemos por cualquiera de las grandes avenidas en nuestras ciudades; que tomemos el metro en hora punta; que acudamos a un partido de final de liga; que vayamos al parque de atracciones un domingo… como digo, ya sea que nos encontremos en cualquiera de esas circunstancias y/o eventos, estamos en disposición de cruzarnos con miles, o seguramente decenas de miles de personas, que parecen insignificantes entre tanto tumulto. Pero el hecho cierto es que cada una de ellas; cada uno de nosotros, tenemos un valor realmente desconocido.

Estamos en disposición de “tasar” el valor de nuestros propios órganos humanos pero, ¿podemos, igualmente, poner precio al alma? ¿Cuánto vale para una madre parir y ver por primera vez la carita de su hijo? ¿Cuánto vale el padre de familia que se levanta a las cinco para ganarse el pan de los suyos? ¿Cuánto vale, el momento exacto de un “si, quiero”, de dos que se aman? ¿Cuánto valen los desvelos de unos padres cuando un hijo enferma? ¿Cuánto vale la sonrisa de un niño? ¿Cuánto vale un sábado de barbacoa con los mejores amigos? ¿Cuánto vale…?

Creo que, este mundo tremendamente materialista que ha decidido ponerle un precio a todo, nos está alejando de lo que es realmente importante: cuánto valgo realmente, y por qué.

 

Mike Castro

Read Full Post »

¿Quiénes son o están detrás del Movimiento del 15-M? Esta es la pregunta que algunos ciudadanos comenzamos a hacernos. Si nos ceñimos a la información, en el apartado “Quienes somos” de su página web, se autodefinen como “los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes…”, es decir, una parte relevante de la sociedad española. Pero, ¿quién inicia este movimiento? ¿quién hay detrás, físicamente, de esta organización? Porque se están organizando -y no parece que sea de manera espontánea- en las grandes ciudades y municipios españoles.

¿Por qué surge esta plataforma, unas semanas previas a las municipales, y a escasos meses de las generales? ¿Estamos realmente ante un hartazgo de la ciudadanía de los políticos tradicionales que cansados e indignados de la deriva del país han decidido tomar la calle y hacer oír su voz?

Considero, que no. El movimiento 15-M se encuentra bien organizado, planean adecuadamente sus actos en cada lugar. Están consiguiendo ser portada de los telediarios cada día con sus reivindicaciones y una publicidad gratuita que muchos partidos políticos querrían para si.

Esta, hoy llamada Plataforma, tiene una estrategia muy bien planificada. Utilizan las redes sociales, los medios de comunicación masivos, y el desapego de los ciudadanos a los políticos, como otra “plataforma” encubierta de sus verdaderas aspiraciones. Mientras, se cuentas por miles -principalmente jóvenes y personas mayores- los que asisten interesados a sus asambleas por toda España. Sobre quien o quienes hay detrás de esta movimiento poco podemos avanzar en estos momentos, pero de que hay una estrategia bien definida, no albergo ninguna duda.

Me apuesto pincho de tortilla y caña a que la Plataforma de 15-M se presentará a las próximas elecciones generales de 2012 como auténticos valedores de la regeneración democrática y única alternativa a los partidos políticos tradicionales. Entonces, saldrán a la luz sus verdaderas intenciones…

 

Mike Castro

Read Full Post »

La vida, entretejida de historias que se funden entre si, parece conformar un collage de significados y pareceres variopintos alrededor suyo. ¿Cuánta importancia hay en una sola palabra? Y a la vez, ¿cuántas lecciones podemos aprender de la misma? En cada una de ellas aflorarán experiencias, recuerdos, sentimientos… y en la suma de todas ellas, la misma vida.

Ciudadano Kane, de Orson Wells, una obra que nos confronta, como espectadores, con el anhelo de las cosas perdidas y los valores que son realmente importantes. Y lo que, a mi parecer es más relevante, el valor de una sola palabra.

 

Mike Castro

Read Full Post »

Francia, en época del reinado de Luis XVI, tuvo que confrontar una terrible crisis financiera, fruto entre otros motivos, del despilfarro de la Corte Real y de un sistema de impuestos arbitrario que primaba a los más ricos en perjuicio de las clases más humildes.

El trance económico al que se vio abocado el país, provocó que en París, el 14 de julio de 1879, se produjera La Toma de La Bastilla, como antesala de lo que a posteriori daríamos en llamar La Revolución Francesa.  La rendición de esta prisión, auténtico símbolo del despotismo y la monarquía francesa, a manos de los parisinos revolucionarios, provocó un auténtico seísmo social, cuyos valores no sólo se extenderían por la Europa de su tiempo, sino que alcanzarían a nuestros días. A las ocho de la mañana del 15 de julio de 1879, el duque de Rochefoucauld-Liancourt informó a Luis XVI de la toma de la Bastilla, el gobernante preguntó: “Pero ¿es una rebelión?” “No, señor, no es una rebelión, es una revolución.” respondió el duque.

Salvando las evidentes distancias, en la España del siglo XXI nos encontramos con un escenario que a algunos se nos antoja, como mínimo, cercano al de la Francia del XVIII. En ambas escenas conviven a la par, corrupción política en las instituciones, a la vez que un profundo desencanto de la sociedad civil derivado del descrédito de los políticos. En nuestro actual contexto, pareciera que necesitemos de una nueva revolución social que involucre a la sociedad española en el ámbito de la vida pública. Si ha existido un momento en la historia, después de La Revolución Francesa, en el que el acto de los testimonios se reproduce y precisamos de las mismas acciones, es en mi opinión éste.

Una auténtica revolución social está emergiendo hoy en nuestras calles -tenga esta las formas adecuadas o no-. Nace en un tiempo histórico clave y en respuesta a las actuales demandas de nuestra sociedad que precisa de una auténtica regeneración democrática, la cual debe en mi parecer, partir de las bases. Y al igual que en La Toma de la Bastilla por los parisinos, ciudadanos de a pie.

Los españoles estamos cansados -y hasta me permitiría decir, que muchos de nosotros “hastiados”- de los políticos profesionales. Personajes que llegan a la política sin un bagaje profesional o contrastado, con el único afán de enriquecerse o saciar su ego personal.

En la actual coyuntura española, precisamos de más ciudadanos comprometidos con este cuaderno político: hombres y mujeres profesionales, intelectuales, filósofos, carpinteros, administrativos, ejecutivos, amas de casa, industriales, fontaneros… que al igual que los “parisinos revolucionarios”, gente sencilla de su tiempo, se atrevan a tomar La Bastilla de la regeneración política. Son necesarias personas que no llegue a la política como un fin en sí mismo; sino con una vocación de servicio público; no para perpetuarse en el poder, sino para servir en este tiempo que les ha tocado vivir y ceder el testigo a otros que lleguen después.

Apoyemos a aquellas fuerzas políticas, sociales y de ciudadanos, que se presenten desde una posición de auténtica revolución democrática y no nos dejemos llevar por cantos de sirena.

 

Mike Castro

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: